Venezuela: baja morosidad en créditos

07-mar-2012

La banca venezolana posee una de las tasas de morosidad más bajas a nivel latinoamericano e incluso algunas entidades destacan a nivel mundial.

Todo es una consecuencia de la poca diversidad que poseen los bancos en sus estructuras, ya que alrededor de un 77% de sus ingresos provienen de sus carteras crediticias reflejadas en préstamos personales, inmobiliarios y tarjetas de crédito por lo que suena bastante interesante analizar el porqué de este fenómeno.

Siendo Venezuela un país que posee una gran tasa de inflación en Latinoamérica, han sido impuestas diversas medidas por el gobierno nacional las cuales son creadas para buscar de una manera desenfrenada y desesperada frenar el continuo crecimiento de la inflación.

Una de estas medidas que condiciona este fenómeno es la regulación de las tasas bancarias por el gobierno nacional, ley que se encarga de regular desde las tasas ofrecidas a los ahorristas hasta las tasas cobradas a los deudores en  cualquiera de los diversos instrumentos por los bancos.

Resulta que el fenómeno que presenta la banca en Venezuela es consecuencia de una serie de instrumentos crediticios ofrecidos por cualquier institución bancaria tales como prestamos hipotecarios, personales y líneas de crédito, es aquí donde se ve el primer factor que condiciona lo que está ocurriendo.

Es de lógica simple y sencilla. Cualquier persona puede endeudarse a una tasa menor que la inflación, la cual  afecta diariamente el valor del dinero, y así de esta manera mantener el efectivo operativo y disponible. Es por esto que los venezolanos en general poseen grandes niveles de deuda con las instituciones y, con cómodas condiciones de pago para las mismas, bajas tasas de morosidad.

Estar continuamente endeudado se ha convertido en un negocio sumamente atractivo para cualquier persona independientemente del nivel social al que se encuentre, ya que las condiciones ahorita son más atractivas para el deudor que para el mismo acreedor.

También hay que destacar que es el gobierno  impone un monto mínimo de créditos ofrecidos a sus clientes  por parte de las instituciones bancarias, por lo que la libertad de maniobra de las instituciones en general está un poco acotada, y no les permite trabajar bajo plena libertad. Un ejemplo es la constante amenaza y presión por parte del gobierno hacia la banca privada en pro de otorgar créditos a personas de bajos recursos sin conocer el riesgo que esto implica.

Cabe destacar que en Venezuela existe un control cambiario ya con 9 años de antigüedad, que  mas allá de controlar la moneda en general nos ha llevado  a la creación de una economía paralela. El dólar negro se maneja entre los 8,5-9 Bsf  y el oficial que está regulado en 4,3 Bsf, lo que representa más de un 100% por sobre el valor oficial.

La constante demanda hacia la divisa extranjera nos hace vivir en una economía de fantasía donde  tener un control cambiario mas allá de ser considerada una medida económica, quedo más bien en el pasado. Y aquí la ilusión: el bajo nivel de morosidad es consecuencia de la constante devaluación del bolívar.

Escrito por

avatar

Licenciado en Administración de Empresas y Master en Finanzas de la Universidad de San Andrés.


3 Comentarios to “Venezuela: baja morosidad en créditos”

  1. avatar Franco Vera dice:

    Bienvenido, compañero!

  2. avatar Alex Martinez dice:

    Excelente y certero análisis.

  3. avatar Majo dice:

    Hola, Arístides. Muy claro el artículo.

    Desde acá seguimos los mismos pasos de nuestra querida República Bolivariana!!!, como dice nuestra Amada Presidenta.

Deje un comentario

Current ye@r *