Acciones

Bolsa de EEUU carísima: ¿cómo podemos ganar?

Por Miguel Boggiano24/06/19

Uno de los temas con los cuales todo el mundo me vuelve loco (incluído mi papá), es el famoso timing. El siempre me dice frases del estilo… “vos decís que va a bajar… ¿pero cuándo?”. Y lo que les quiero transmitir es que esa es la pregunta equivocada.

Para ganar en el mundo de la bolsa, lo más importante no es estar hasta el último minuto de una tendencia alcista. Es como querer quedarse hasta el último minuto de una fiesta. El problema es que cuando se apague la música, todos van a querer salir por la misma puerta a los empujones. Tiene muchísimo más sentido salir cuando ya tenemos idea de que todo está por terminar.

Justamente, lo que les voy a mostrar hoy es que el show está muy cerca de terminar. Los músicos se fueron del escenario, los aplaudieron, volvieron a tocar “el bis”... y todavía hay gente sentada que cree que el show va a seguir de forma indefinida… Salgan ya mismo de sus asientos!

Para ganar en el mundo de la bolsa, lo que hay que hacer es esquivar las grandes caídas. El buy and hold (comprar y mantener) es una mentira orquestada por los fondos de inversión para seguir cobrando management fee. Siempre recuerden que si ustedes se caen un 10%, necesitarán un 11% de suba para volver a estar donde estaban. Pero si caen un 50%, necesitarán un 100% de suba para estar donde estaban.

No puedo saber el timing exacto, pero eso es irrelevante: lo que tenemos que hacer, después de 10 años de suba sin freno de la bolsa de los EEUU, es esquivar la próxima gran caída que nos puede hacer perder en grande.

¿Por qué digo que la bolsa está carísima?

Vamos a ver primero una medida llamada Price-to-Sales. Relaciona la valuación de las compañías con sus ventas:

Como podemos ver, esta medida nos indica que estamos tan caros como en aquellos años locos de la burbuja de internet. Incluso vemos que no ha habido una valoración tan alta en los últimos 70 años.

Además, vemos que esta métrica queda mucho más exagerada cuando se toma no el promedio del Price-to-Sales sino la mediana de dicho ratio.

Otra medida comúnmente usada es el Price-to-Earnings. Acá lo que podemos ver es que estamos en zona de “precios caros”, aunque no tan exorbitantes como en el Price-to-Sales:

En la burbuja de internet, el Price-to-Earnings llegó a superar 30. Hoy está en la zona de 23, cuando el promedio desde 1960 hasta hoy está en 17.3.

Una de las cosas más notables para destacar en este ciclo es la siguiente. ¿Podemos saber quienes han estado comprado acciones? La respuesta es que si. El grueso de la demanda de los últimos 10 años vino por el lado de las propias compañías cotizantes, recomprando sus propias acciones. ¿Y de donde sacaron el dinero para realizar esas recompras? Lo tomaron prestado a tasas bajísimas, gentileza de la Reserva Federal:

Invertí mejor estando informado.

Dejanos tus datos, recibí gratis nuestras notas y mejorá tus inversiones.

Como podemos ver, la deuda corporativa como proporción del PBI, llegó a su nivel más alto desde 1950. Y como les adelantaba, esa deuda su usó para recompras de acciones:

En síntesis, las empresas estadounidenses han estado canjeando accionistas por acreedores: tiene menos socios pero le deben muchísimo más que antes. Por eso se habla de swap (cambio) de equity (capital) por debt (deuda):

Finalmente, podemos ver una de las medidas preferidas de Warren Buffett para decir si la bolsa está cara o no. Lo que se conoce como “Buffett Yardstick”. Buffett compara el valor total de las acciones en comparación con el PBI. Acá tenemos una versión algo más amplia, donde comparamos el valor de todas las acciones y todos los bonos en relación al S&P500. Y los resultados son vertiginosos:

Nunca en la historia el valor combinado de acciones y bonos fue tan alto en relación al PBI de los EEUU (tampoco en el techo de 1929, aunque no aparezca en el gráfico).

¿Cómo podemos ganar con todo esto?

Lo primero que hay que entender es que no tiene sentido seguir comprados en esta situación. El riesgo de que la música deje de sonar y tengamos a todo el mundo queriendo salir a las corridas al mismo tiempo, es altísimo.

Ahora bien, hay una realidad bastante simple de entender: no hay una estrategia que pueda ser la respuesta a todos los tipos de inversores. Esto va a depender de distintos factores: ¿Qué tolerancia al riesgo tiene cada uno? ¿De qué capital dispone cada uno? ¿Cuántos años tiene cada interesado? No busca lo mismo un persona que tiene 30 años que otra que tiene 80 años…

Entonces para poder sugerirles distintas estrategias en el actual contexto, armamos una encuesta, en la que pedimos cierta información. En base a sus respuestas, podremos presentar distintas alternativas. En cualquier caso, estamos ingresando a un momento de enormes oportunidades para quien las sepa aprovechar.

Les dejo entonces acá la encuesta.y prometo hacerles una devolución bastante personalizada según el perfil de inversor.

Éxitos y a estar preparados. Se vienen tiempo volátiles.

PS. Y si… Además el oro continuará su camino alcista. Eso recién comienza...