Acciones

Excesos de Wall Street crean bomba peor que en 2008

Por Miguel Boggiano19/06/21

Nunca antes en la historia, Wall Street tomó tanta deuda para comprar acciones. Los niveles son simplemente obscenos y más temprano que tarde van a desencadenar ventas forzosas en cascada (a través de margin calls). Sigan leyendo hasta el final que van a entenderlo por completo.

¿De qué manera toma dinero prestado Wall St?

Hay tres formas:

  1. Margin Debt (siempre se reporta)
  2. Securities Based Lending (a veces se reportan)
  3. Otros (nunca se reportan)

Lo primero que hay que decir es que el nivel de endeudamiento (o apalancamiento) es siempre superior a los números disponibles porque hay una parte importante que no se reporta.

  1. Margin Debt. Hace referencia a la cantidad de dinero que se toma prestado en los brokers para comprar acciones. Estas cifras son reportadas por los propios brokers a FINRA (agencia reguladora).
  1. Securities-Based Lending (SBL) son préstamos garantizados en activos que algunos bancos reportan. Son préstamos para comprar propiedades o realizar inversiones reales. Por ejemplo, Bank of America reveló que tiene U$S 45.000M en SBL, un 25% más que hace un año. Afirman que tienen riesgo de crédito mínimo porque la garantía (el activo) tiene un valor de mercado igual o mayor al saldo del préstamo.
  1. Otros. Se consigue apalancamiento a través de derivados como Total Return Swaps que no aparecen en los libros contables y no deben ser reportados. Este fue el caso del reciente colapso del fondo Archegos Capital Management que perdió U$S 20.000 millones.

Apalancamiento de las últimas dos décadas

El dato del que siempre se dispone es el de Margin Debt. Y esta deuda aumentó en U$S 14.000M en mayo, llegando a un total de U$S 862.000M, lo que representa un aumento de más del 50% desde enero 2020.

Estos valores absolutos no son determinantes para saber cuán endeudado está el mercado, pero sí ayudan a determinar la tendencia. Estrictamente uno debería comparar estos niveles en relación al PBI o a algún índice bursátil.

Invertí mejor estando informado.

Dejanos tus datos, recibí gratis nuestras notas y mejorá tus inversiones.

Para poder hacerlo con años anteriores se lo puede analizar en términos relativos, comparando las variaciones porcentuales, tal como muestra el siguiente gráfico.

Margin Debt en Estados Unidos en variación porcentual mensual

Sin dudas la velocidad del crecimiento de la deuda (margin debt) es la más rápida en los últimos 20 años. Y hay que notar que siempre que se llegó a esas velocidades de crecimiento, sobrevinieron luego caídas muy pronunciadas.

En ese sentido, la situación de hoy es muy preocupante. La Fed inundó el mercado de liquidez, generando las condiciones para que la bola de deuda vaya creciendo, y no sabemos cómo va a hacer para salir de esa burbuja de una manera prolija. 

Indicador Warren Buffett

Este indicador es otro termómetro del sentimiento actual. Mide si el mercado está infravalorado, neutral o sobrevalorado según los siguientes parámetros: capitalización de la bolsa de Estados Unidos y Producto Bruto Nacional del país. Es simplemente el ratio entre esos valores. 

Actualmente se encuentra en máximos históricos, ya que la bolsa representa más del 250% de la producción nacional de los EEUU. Es un número de burbuja si se revisan los datos históricos, aunque cabe aclarar que nunca antes se había inyectado tanta liquidez en el mundo como en este último período.

Claramente el mercado está sobrevaluado, caro y en modo burbuja, fomentado por las políticas de la Fed. El círculo vicioso (precios altos -> capacidad de tomar deuda -> más deuda -> más compras -> precios más altos) es la nafta perfecta para un estallido. 

El problema se produce cuando ante la caída de precios muchos participantes se ven forzados a liquidar sus acciones, lo que genera más caídas y termina forzando a otros participantes a liquidar sus acciones. Esta es la dinámica de los margin calls y que fue el corazón de la feroz caída del 2008. 

Hoy la situación planteada es todavía muchísimo más vulnerable por el gigantesco apalancamiento (leverage). Cuando la caída se desate, nadie podrá detenerla. Ni siquiera la Reserva Federal.