Acciones

Inminente recesión en EEUU: los casos de Walmart y Target

Por Miguel Boggiano20/05/22

La inflación está comprimiendo los márgenes de ganancia de las empresas. Walmart y Target, supermercados icónicos, tuvieron caídas dramáticas esta semana. Quedate hasta el final que te explico qué pasó y qué se puede esperar.

La inflación en EE.UU marcó un récord de los últimos 40 años. En este entorno y teniendo en cuenta que el mercado laboral está muy firme, la Reserva Federal comenzó a subir las tasas de interés para enfriar la economía y enfrentar el flagelo inflacionario.

A diferencia de lo que muchas personas creen, la inflación es perjudicial para las empresas. Pensar que las compañías ganarán más dinero ya que los precios están subiendo es un error muy grave. ¿Por qué? Veamos el razonamiento básico.

Un consumidor final, ante el aumento de la inflación, no puede pagar cualquier precio, ya que sus ingresos reales se ven deteriorados. ¿Y las empresas qué hacen? Para poder seguir vendiendo, se ven obligadas a hacerlo a un precio menor. 

¿Resultado final? Ganan menos plata. Cabe aclarar que hay empresas, como los laboratorios, que pueden trasladar sus aumentos de costos al precio final, por la inelasticidad de sus productos. Pero dicha suerte no la corren la mayoría de las compañías.

Además, si los costos también aumentan (situación que se está dando, principalmente por el conflicto entre Rusia y Ucrania), los márgenes de ganancia se reducen aún más. Es decir, no solo venden a un menor precio, sino que también les cuesta cada vez más. Resultado final = márgenes de ganancia negativamente afectados. 

Los casos de Walmart y Target

Las ventas de los supermercados y almacenes, ajustadas por inflación, no están creciendo. Y los costos del combustible, transporte e inventario no paran de subir.

Walmart y Target sufrieron en carne propia la imposibilidad de trasladar al consumidor final todos los aumentos de los costos. Y se vio reflejado en los balances trimestrales que presentaron esta semana, con un denominador común: menores ganancias a las esperadas y una caída brutal en relación al año anterior. ¿Motivo? Compresión de márgenes de ganancias, debido a la inflación.

¿Cómo reaccionó el mercado frente a los malos balances? No tuvo piedad: Walmart retrocedió un 11,4% y Target cayó un 24,9%. Sí, Target perdió un cuarto de su valor en tan solo un día. Y la caída de ambos fue el peor registro diario desde 1987, en el famoso Black Monday.

Invertí mejor estando informado.

Dejanos tus datos, recibí gratis nuestras notas y mejorá tus inversiones.

Para que tengan de referencia: en un solo día, Walmart perdió USD 50.000M de valuación y Target USD 25.000M. ¿A dónde se fue ese dinero? A ningún lado. Se evaporó. Destrucción de valor.

Veamos los gráficos, con el rendimiento acumulado en lo que va del año:

Performance de Walmart y Target en 2022
Rendimiento de Walmart y Target en 2022

Walmart era de las pocas acciones que venía positiva en 2022. Target, por su parte, venía con una leve pérdida. Vale aclarar que la mayoría de las acciones, principalmente las tecnológicas, comenzaron este año con caídas feroces. ¿Por qué? Porque las afectó la suba de las tasas de interés.

Las empresas tendrán que redefinir sus estrategias para hacerle frente a la inflación y entender mejor los hábitos de los consumidores, que están cambiando. No todos mantienen la misma capacidad ni costumbres de compra. 

Veamos el siguiente gráfico que muestra la tasa de ahorro en EE.UU:

La tasa de ahorro ha bajado al 6,2%, el nivel más bajo de los últimos 9 años. Además, se están endeudando más (y a una tasa más alta), para poder mantener el estilo de vida. Si la inflación no cesa, la situación puede agravarse aún más.

El mercado está desnudando las falencias de las empresas en este contexto. Walmart y Target actúan como un termómetro de la economía estadounidense. Y las señales sobre una posible recesión económica se están encendiendo. Sin duda, los próximos meses serán vitales para definir el rumbo de la economía y del mercado bursátil. 

Las acciones y los bonos ya están descontando una recesión. Y los balances de las empresas están mostrando fragilidad. A tener cuidado que estas caídas podrían ser tan solo el comienzo.

Compartí esta nota ahora: