Bonos

No se dejen engañar: no compren bonos hoy

Por Miguel Boggiano03/06/22

Todos los asesores dicen que es un gran momento para comprar bonos. Yo pienso exactamente lo contrario. No es una buena idea comprar bonos hoy porque la tendencia en tasas de interés es para arriba. ¿Hay un cambio de época? ¿Cómo influye la inflación? Leé hasta el final que te explico todo.

Siempre se pensó que invertir en bonos era la inversión más segura. Si uno compra un bono y confía en que se lo van a pagar, recibirá los pagos prometidos y además recuperará su capital. Suena bien, ¿no? Por eso muchos creen estar a salvo teniendo gran parte de su capital en bonos.

Esa “seguridad” no es apta en cualquier contexto. De hecho, ahora los bonos no son nada seguros. ¿Por qué? Veamos qué está sucediendo con la tasa de interés:

Tasa de interés a 5 años: largo plazo

Como se puede ver, la tasa de interés de 5 años (al igual que la de 2 y de 10) está marcando un cambio de época. Hace ya varios meses que no para de subir, luego de décadas en franca caída.

El enorme ciclo de inyección de liquidez de parte de la Reserva Federal ha terminado. Y las consecuencias inflacionarias están a la vista.

Además, el Tesoro de los EE.UU no ha parado de aumentar su deuda. Desde el comienzo de la pandemia, ha crecido USD 7 Trillions. 

Veamos la evolución de la Deuda Bruta Nacional de EE.UU:

Evolución de la deuda pública de los EE.UU

La Reserva Federal fue el mayor comprador hasta principios de este año, pero la situación cambió. Ahora ya no va a poder seguir comprando. De hecho, en junio, comenzará a reducir sus tenencias, además de seguir con su programa de suba de tasas de interés.

Riesgos de los bonos

¿Sabías que los bonos de EE.UU están teniendo su peor año de las últimas décadas? ¿Alguien puede razonablemente pensar que entonces es buena idea comprar? Los grandes vendedores son instituciones que no están distraídas y aún así, deciden vender.

Esta situación también arrastra a los bonos corporativos de baja calidad de EE.UU. Y también afecta al resto de los países: si uno cree que los bonos de Brasil, México, Perú o Colombia son seguros,  está muy equivocado.

Invertí mejor estando informado.

Dejanos tus datos, recibí gratis nuestras notas y mejorá tus inversiones.

Si no me creen, miren lo que sucedió con los bonos corporativos de baja calidad (HYG - naranja) y los bonos de países emergentes (EMB - azul):

Precios de HYG (bonos corporativos de mala calidad) y EMB (bonos emergentes)

La caída es dramática. Y cada vez rinden más. ¿Entonces ahora conviene comprar? No, porque la renta no compensa la pérdida de poder adquisitivo del capital. No hay que pensar el bono como una inversión hasta el vencimiento. En todo caso, es mejor quedarse en cash y comprar después, cuando la situación sea distinta.

Vale destacar un ejemplo categórico. Austria, uno de los países con mejor calificación crediticia del mundo, emitió un bono centenario con vencimiento en 2120. ¿Qué sucedió en los últimos meses? Cayó un 63%. Sí, un bono de Austria. A tener cuidado.

Veamos cómo le fue al bono centenario de Austria, que cayó de USD 137 hasta los USD 49:

Caída dramática del bono centenario de Austria

Cabe aclarar lo siguiente: vender bonos es mucho más difícil que vender acciones. Puede que cuando quieran salir no puedan hacerlo si los bonos no son muy líquidos.

Conclusión

Hace mucho tiempo vengo alertando del peligro de tener bonos. No hay que ser mago para darse cuenta: con tan solo mirar el comportamiento de las tasas de interés alcanza y sobra.

¿Qué puede pasar en el corto plazo? El próximo viernes 10 de junio saldrá el dato de inflación de mayo, que será determinante. La situación dependerá mucho de la credibilidad que pueda tener la Reserva Federal para enfrentar este problema.

Sin duda, la recomendación es no tener bonos en cartera. Simplemente porque la tasa de interés está subiendo con fuerza y la inflación no se detendrá por el momento. 

Además, haber tenido el peor comienzo de los últimos 45 años es suficiente para vender los bonos, ¿no? La pérdida hay que limitarla en algún momento. Siempre.

Compartí esta nota ahora: