Acciones

Amazon vs Alibaba: ¿cuál de las dos?

Por Miguel Boggiano07/10/22

Amazon y Alibaba han tenido un enorme crecimiento durante la pandemia, pero ahora el contexto cambió. ¿Qué diferencias tienen? ¿Cuál es mejor? Leé hasta el final que te vas a sorprender.

Ambas compañías comparten el mismo rubro de negocios: comercio electrónico y servicios en la nube. Por eso, en este contexto, están sufriendo las consecuencias post Covid: inflación récord y desaceleración económica. 

Veamos cómo les ha ido en los últimos años (precio de Amazon en naranja y de Aliababa en negro): 

Gráfico de ambas acciones

Alibaba y Amazon tuvieron hasta 2020 una performance muy similar. Pero todo cambió cuando el gobierno de China comenzó con prácticas anti-mercado. 

Amazon empezó vendiendo libros online y mutó a líder de comercio electrónico. Sin embargo, ahora también ofrece servicios en la nube (AWS) y entretenimiento (Prime Video). El comercio minorista puede considerarse la fortaleza histórica de Amazon, pero en los últimos meses el negocio en la nube ha crecido a pasos agigantados, convirtiéndose en su principal motor.

En el segundo trimestre de este año, Amazon generó ventas por USD 121.000M, lo que representa un aumento interanual del 9%. Los ingresos de AWS (Amazon Web Services) aumentaron un 33% interanual, llegando a los USD 19.700M.

Alibaba, por su parte, es nombrada frecuentemente como “la Amazon de China”. Es líder en comercio electrónico, incluyendo portales de ventas por mayor, por menor, y entre consumidores. También ofrece servicios de pago en línea, un motor de búsqueda de precios y servicios de almacenamiento de datos en la nube.

A diferencia de Amazon, cuyo perfil de rentabilidad está impulsado por el éxito de su negocio en la nube, Alibaba todavía depende, en gran medida, de las ventas de comercio electrónico para compensar las pérdidas en el sector de la nube. ¿Por qué se da esto? Por los problemas que está mostrando la economía china. Además, después de casi dos décadas de expansión, en su último balance trimestral, los números de crecimiento de ventas de Alibaba cerraron en rojo por primera vez, cayendo un 0,1% interanual.

Invertí mejor estando informado.

Dejanos tus datos, recibí gratis nuestras notas y mejorá tus inversiones.

El gran problema de Alibaba radica en el país en el que opera. El gobierno de China la ha perseguido, multado e incluso se habló, muchas veces, de una posible expulsión de la bolsa estadounidense. Por eso sus acciones están tan castigadas.

¿Cuál es la mejor idea de inversión?

Para analizar cuál sería la mejor idea de inversión hay que entender sus resultados y los riesgos. Alibaba tiene métricas de crecimiento más altas, mejores márgenes y, además, su valuación es mucho más “barata”. 

¿Qué significa que sea más “barata”? Que los inversores, al comprar una acción de Amazon, están pagando mucho más en términos de ventas y ganancias.

Comparación entre Amazon y Alibaba

Entonces, ¿por qué el mercado está dispuesto a pagar mucho más “caro” Amazon que Alibaba? Principalmente por el riesgo político. China enfrentó enérgicamente a las empresas tecnológicas e incluso multó a Alibaba por USD 2.800M.

Amazon, en cambio, respira otro aire en el sentido regulatorio. Por eso, a pesar de no tener mejores números que Alibaba, los inversores la prefieren.

La cuestión radica en saber cuánto castigo se merece el riesgo político de China. Es sabido que ante un cambio y políticas más amigables con las empresas, Alibaba puede dar retornos extraordinarios. En cambio, Amazon está más contenida, ya que su valuación es elevada. Además, Amazon está en clara tendencia bajista y el contexto económico no brinda buenas perspectivas por el momento.

Alguien muy osado podría considerar invertir ahora en Alibaba. Pero debe entender los enormes riesgos que conlleva, ya que en los últimos años sus acciones cayeron más de un 70%. Y hubo muchos momentos en los que los inversores se tentaron a comprar (el famoso “buy the dip”) y terminaron muy lastimados. Por eso hay que tener cuidado.

Lo ideal sería esperar a que se acomode el panorama político y que los precios comiencen a recuperarse con fuerza. Allí, seguramente, sea una buena idea de inversión.